Los bosques modelos y los indicadores de nivel local: Enfrentando desafíos locales

diciembre 11, 2002 | Written BY : admin_test

Por Martin von Mirbach

Resumen:

El desarrollo de criterios e indicadores significativos de prácticas sustentables de manejo forestal a menudo puede ser un desafío, dada la diversidad de intereses involucrados en los bosques modelos y la variedad de usos potenciales para los criterios e indicadores. Basándose en su experiencia de trabajo con una amplia gama de bosques modelos, el autor aborda algunos de los desafíos comunes que surgen en las diversas etapas del desarrollo de indicadores de nivel local: Fase inicial; selección de indicadores; cómo mantener el impulso; y el enfoque apropiado. El artículo también analiza algunos de los usos comunes de los criterios e indicadores (Ej., planificación de manejo, rendición de cuentas, mejores prácticas de gestión y sensibilización del público) y cómo las diferencias sutiles en estos objetivos pueden afectar la selección de indicadores y la manera en la cual se lleva a cabo la iniciativa de los criterios e indicadores.


 

Un campo de canola amarilleando en los costados del camino que atraviesa el bosque modelo de Lin’an, China (Arriba), donde también se han establecido plantaciones de abetos y bambú. Los indicadores a nivel local o de campo pueden contribuir en gran medida al manejo forestal sustentable, facilitando la variedad de usos del bosque al dar una idea más exacta de la salud de los bosques.

 

En los últimos diez años ha habido un interés creciente en desarrollar y usar criterios e indicadores de manejo forestal sustentable. Actualmente hay procesos internacionales al respecto, establecidos bajo los auspicios de la International Tropical Timber Association, además de una variedad de colaboraciones a nivel internacional para explorar enfoques comunes a los criterios e indicadores, como el proceso de Montreal, el Proceso de Helsinki, criterios e indicadores para los países amazónicos, entre otros. Estas iniciativas se proponen demostrar un compromiso nacional hacia el manejo forestal sustentable, en respuesta al reconocimiento cada vez mayor de que los bosques son una preocupación internacional.

Pero ¿qué significan realmente estos criterios e indicadores? ¿Cómo se relacionan las iniciativas de criterios e indicadores a nivel nacional con las prácticas en terreno? ¿Cuáles son las presiones y las exigencias que se hacen a los bosques y cómo se están abordando? ¿Están mejorando las cosas o están empeorando? Para poder responder correctamente a estas interrogantes básicas es esencial reunir información a escala local que es donde realmente se están desarrollando las actividades que inciden en los bosques. Los indicadores locales o a nivel de campo representan el «pulso» exacto que nos dan una información significativa acerca de la salud de los bosques y de las comunidades que sustentan.

El presente artículo presenta algunas de las perspectivas personales que tengo sobre el tema, adquiridas durante cinco años de trabajo con indicadores a nivel local, inicialmente con los bosques modelos de todo Canadá y luego en el sudeste asiático. He tenido el privilegio de trabajar con los bosques modelos en una vasta gama de capacidades diferentes: parte interesada, miembro de un comité, facilitador, consultor y analista. El presente trabajo comprende bosques modelos de todo tipo, desde aquellos orientados predominantemente hacia la industria forestal hasta los bosques comunitarios. Algunos de ellos tienen abundancia de bosques prístinos mientras otros están ubicados en tierras seriamente degradadas. Unos tienen problemas financieros y otros tienen tanto dinero que no saben qué hacer con él. Algunas de las asociaciones de bosques modelos están a cargo de intereses gubernamentales mientras que otras están regidas por intereses comerciales o grupos indígenas. Algunos vacilan y se muestran reluctantes a trabajar con indicadores a nivel local mientras que otros han adoptado el concepto con mucho entusiasmo.

A pesar de las enormes discrepancias entre los bosques modelos encuentro que hay muchas similitudes especialmente en lo que respecta a los desafíos que enfrentan y sobre este tema me gustaría compartir algunas ideas, ya que son los desafíos los que nos pueden ayudar a reconocer los aspectos comunes que tienen. Hay mucho que ganar analizando estos desafíos e intercambiando ideas sobre los diferentes enfoques al respecto.

Fortalezas del enfoque del bosque modelo en relación a los indicadores de nivel local

Antes de analizar estos desafíos, sin embargo, es importante revisar brevemente las fortalezas de los enfoques del bosque modelo con respecto a los indicadores de nivel local. En un taller sobre criterios e indicadores a nivel local/de campo de bosques modelos que se llevó a cabo en Lin’an, China en junio del 2001, los participantes concordaron sobre tres elementos básicos del enfoque del bosque modelo en relación a criterios e indicadores. Estas características se aplican a todos los bosques modelos independientemente del lugar donde se encuentren y vale la pena analizarlas dado que señalan las razones esenciales que explican el porqué los bosques modelos tienen tanto que ofrecer.

Escala: Los bosques modelos se centran, en su mayor parte a escala operacional. Aunque la escala real de los bosque modelos varía considerablemente según la tenencia o propiedad de la tierra y la estructura de gestión, por lo general su tamaño corresponde a unidades de manejo de la región específica donde se encuentran. Esto significa que cualquier trabajo sobre indicadores de nivel local para bosques modelos proporcionará una mayor comprensión de los impactos que tienen las decisiones de gestión sobre los bosques y las comunidades, que los indicadores nacionales más amplios que tienden a mostrar las tendencias generales en lugar de respuestas específicas.

Asociados: Los bosques modelos han sido llamados un experimento en la sociología de toma de decisiones, dado que las asociaciones y la colaboración son básicas e intrínsecas al concepto. Esta fortaleza es especialmente útil al desarrollar indicadores de nivel local ya que el tema de manejo forestal sustentable es tan amplio que requiere una diversidad enorme de capacidades expertas. Ningún organismo por sí solo – ni siquiera un grupo de ministerios de gobierno – puede esperar captar, de manera adecuada, la gama completa de valores e intereses que sustentan los bosques.

Trabajo en red: El formar redes con otros bosques modelos para compartir ideas y estrategias para hacer participar a todas las partes interesadas en el manejo forestal sustentable ha sido uno de los principios de los bosques modelos. Estas redes pueden ser a escala nacional, regional o internacional, pero el beneficio principal que prestan es el hecho de que reúnen a diferentes personas, intereses diversos, perspectivas y experiencias alrededor de una meta común que es la de avanzar hacia el manejo forestal sustentable. Esta diversidad incentiva la creatividad, innovación y apertura para encontrar nuevas maneras de resolver problemas.

La diversidad de perspectivas que se advierte en los bosques modelos a veces dificulta la realización de ciertas tareas y puede llevar más tiempo llegar a un consenso sobre cómo avanzar. Los desafíos que surgen en las diferentes etapas del trabajo sobre criterios e indicadores de nivel local: cómo iniciar el trabajo, la selección de indicadores, la recopilación de datos y cómo mantener el impulso. Es importante reconocer y entender estos desafíos para poder determinar qué métodos y estrategias usar para superarlos. A continuación se presenta un breve análisis de estos desafíos, los cuales son relevantes para la mayoría en todos los bosques modelos.

El manejo del bosque modelo es un esfuerzo de colaboración que reúne a diversas personas con distintos intereses, perspectivas y experiencias. Sin embargo, una iniciativa de criterios e indicadores no puede ser todo para toda la gente. La selección de indicadores debe reflejar prioridades.

 

Cómo comenzar

Aunque todos los bosques modelos reconocen la importancia de los criterios e indicadores de nivel local o de campo, a menudo la etapa inicial va muy lentamente. Se gasta una enorme cantidad de tiempo analizando cuestiones fundamentales, tal como: ¿Qué queremos lograr con nuestro trabajo de criterios e indicadores? ¿Qué es un indicador? ¿Qué significa «local» en nuestro contexto? ¿Quién debe participar y por qué? ¿Se trata de ciencia o de personas?

Estas interrogantes, que a primera vista pueden engañar por su simpleza, ofrecen una gama de respuestas validas. A menudo las iniciativas de criterios e indicadores del bosque modelo comienzan «con el pie izquierdo» cuando un asociado trata de responder a estas interrogantes a nombre de todo el grupo y de «explicar» los criterios e indicadores a los otros. Estas explicaciones casi invariablemente reflejan la perspectiva de los intereses de ese socio específico y no las de todo el grupo.

Por lo general es preferible facilitar el debate abierto de los principios fundamentales sin presumir demasiado en las etapas iniciales. Aunque es importante escuchar a los participantes que tienen experiencias específicas o previas en criterios e indicadores, se debe dar la oportunidad a las otras partes interesadas de cambiar la dirección o el énfasis de una iniciativa de criterios e indicadores de bosques modelos si eso significa que el proyecto será más relevante para ellos.

Esto puede llevar a un problema diferente, a saber, la tendencia de seguir discutiendo los asuntos básicos sin llegar a una resolución, lo que se advierte claramente cuando se ha debatido el mismo asunto en las últimas tres reuniones. La solución es documentar cuidadosamente los puntos sobre los cuales se ha llegado a acuerdo y aquellos donde se necesita mayor análisis. A veces puede ayudar ponerse de acuerdo sobre un diagrama, plan de trabajo o declaración de principios. Esto siempre debe quedar abierto a revisión futura pero al menos ayuda a tener un esquema del avance que ya se ha logrado.

Selección de indicadores

Surgen muchas preguntas al seleccionar un conjunto inicial de indicadores de nivel local. ¿Debemos comenzar con el conjunto existente de indicadores nacionales e internacionales o debemos construir un nuevo conjunto desde cero? ¿Debemos usar solamente indicadores cuantitativos o debemos incluir también indicadores descriptivos? ¿Debemos buscar indicadores que entreguen una información amplia sobre toda la base de terreno que nos preocupa o debemos permitir estudios específicos de caso? ¿Estamos seleccionando indicadores que mejoren nuestra comprensión científica del manejo forestal sustentable o se pretende que los indicadores describan áreas de preocupación?

Aunque hay muchas guías disponibles que describen las características de buenos indicadores (medibles, relevantes, que respondan a acciones de manejo, etc.) todos tienen varias debilidades. En primer lugar, tienden a prestar mayor utilidad cuando se trata de evaluar indicadores científicos de condiciones de ecosistemas, pero ayudan menos al evaluar indicadores destinados a abordar valores culturales y sociales. En segundo lugar, no ayudan a abordar interrogantes fundamentales del porqué se seleccionan indicadores en primer lugar y, finalmente, no proporcionan guía para saber qué hacer si (como siempre es el caso) se tienen indicadores que «no pasan» uno o más de los criterios de selección, pero que hay buenas razones para desear mantenerlos a pesar de eso.

Hay algunos puntos útiles que es necesario tener en cuenta al seleccionar indicadores. Primero y lo más importante, es esencial tener claridad absoluta acerca del porqué se están seleccionando indicadores y para qué se espera usarlos. La tabla que se da a continuación ofrece algunos propósitos diferentes para uso de criterios e indicadores junto con las principales características de un conjunto de indicadores para lograr tal propósito. También ofrece ejemplos de indicadores relacionados con la calidad del agua y participación pública que pueden satisfacer ese objetivo específico.

Propósito Características claves Indicador de calidad del agua Indicador de participación del público
Obtener mayor conocimiento y comprensión Debe centrarse en asuntos claves que necesitan mayor informació Cambios en nutrientes propagados por el agua Resultados de encuestas de «satisfacción del público»
Guiar la formulación de planes de manejo forestal Debe relacionarse con factores en los cuales pueda tener influencia el administrador del bosque Turbiedad del agua Oportunidades específicas de participación del público durante el proceso de planificación
Construir una base amplia de apoyo y cohesión entre los asociados Debe abordar preocupaciones claves de participantes específicos Mantenimiento de los amortiguadores de los bordes del cauce Diversidad de representantes de las partes interesadas participando activamente
Aumentar el nivel de comprensión del público sobre manejo forestal sustentable Debe ser relevante al público y estar expresado en un lenguaje sencillo, fácil de entender Iniciativas de manejo de la cuenca Material de comunicación elaborado y difundido a nivel general

Tabla 1: Características y ejemplos de indicadores útiles para propósitos específicos

Hay muchos más usos potenciales para los criterios e indicadores, pero estos pocos ejemplos demuestran lo útil que puede ser el tener claridad sobre los propósitos y resultados esperados en la selección de indicadores apropiados.

Recopilación de datos

Siempre hay un sentimiento de satisfacción de deber cumplido cuando una asociación de bosques modelos se ha puesto de acuerdo sobre el conjunto inicial de indicadores. Sin embargo, es en este punto donde el trabajo real comienza. Incluso cuando no se está recopilando nueva información, sino simplemente reuniendo la existente, el proceso de compilación inevitablemente tomará mucho más tiempo y esfuerzo del que se previó originalmente. A continuación sigue una breve visión general de algunos de los obstáculos más comunes.

Lagunas no previstas en los datos: La información a menudo está incompleta de alguna manera. Es posible que se tenga información sobre la calidad del agua sólo para algunos sitios claves dentro del área del bosque modelo o que los registros de una compañía maderera estén incompletos. La información sobre productos forestales no madereros puede estar disponible solamente a una escala dada o para un distrito que no corresponde exactamente con los límites del área del proyecto. Si hay un parque o un área protegida dentro de su bosque modelo la información de esa área puede ser incompatible con otro conjunto de datos. Todos estos son problemas comunes que requieren flexibilidad para encontrar soluciones. A veces es posible ajustar el indicador para hacerlo corresponder a mejores datos asociados con él. Otras veces puede ser suficiente informar sobre un «estudio de caso» selecto dentro del área del bosque modelo para el cual la información que se tiene es especialmente buena. Incluso puede ser aceptable solamente informar usando los mejores datos disponibles – incluso con lagunas – con la esperanza de generar a partir de allí el compromiso de ayudar a llenar tales brechas.

Reluctancia a entregar información: Se pueden dar muchas razones por rehusar la entrega de información. Las compañías implicadas en industrias competitivas pueden no desear entregar información de su propiedad. A veces los organismos temen que la información sea malinterpretada y a menudo tienen reluctancia a entregar información sobre tendencias «negativas» que pueden presentar una mala imagen. A veces los organismos o las personas actúan como «acaparadores de datos» y en principio son renuentes a la idea de compartir información. Hay dos estrategias que pueden ayudar en estas situaciones. Primero, es importante hacer participar a todos los asociados claves que tienen los datos que pueden ser necesarios para el proyecto de criterios e indicadores y tal compromiso de participación se debe confirmar a un nivel lo suficientemente alto como para que ayude a superar esas dificultades. Es muy importante usar cuidadosamente la información que se reciba; respetar las preocupaciones de confidencialidad y evitar interpretar la información sin verificar primero con el organismo que la ha entregado.

Demasiado trabajo y no suficiente tiempo: Es raro que un bosque modelo o un asociado de bosque modelo pueda dedicar el tiempo de un empleado para que se encargue de recopilar datos a tiempo completo. La gente generalmente lleva a cabo este paso importante además de su trabajo «regular», el que a menudo tiene prioridad. Nuevamente es aquí donde las asociaciones de los bosques modelos pueden ser especialmente útiles. Se puede compartir esta carga entre varios asociados de modo que ningún organismo por sí solo asuma toda la responsabilidad. En este caso, sin embargo, siempre es importante asignar a alguien que tome la responsabilidad de asegurarse de que el trabajo se realice. También puede ayudar el ponerse plazos realistas y luego hacer un esfuerzo por cumplirlos. Con frecuencia esto significa que los informes iniciales son menos completos y abarcadores de lo que uno esperaba, pero sigue siendo una buena práctica porque demuestran el avance realizado sobre bases regulares.

Lo importante de los bosques modelos es cómo la gente interactúa con el ecosistema forestal. Los indicadores socio-económicos ayudan a ilustrar los beneficios del manejo forestal sustentable para las comunidades locales que dependen de los recursos del bosque para su sustento.

 

Mantener el impulso inicial

Una característica significativa del proyecto de criterios e indicadores de los bosques modelos es que los avances suceden a un paso irregular. Por lo general los proyectos demoran en comenzar por los factores antes mencionados. Luego, una vez que cuaja el proyecto se hacen rápidos avances hasta llegar a un hito importante, se lleva a cabo un taller con éxito y se termina un informe importante. Todo el mundo se siente bien con el proyecto y de ahí en adelante… nada. La gente que ha estado participando intensamente en el proyecto se dispersa hacia otras cosas y hasta ahí puede llegar el avance del proyecto. Aunque esto es comprensible y en cierto grado inevitable, puede ser un desafío para volver a retomar el impulso después de un período de descanso. Esto puede ser especialmente difícil cuando el proyecto se basa en los esfuerzos combinados de muchos asociados.

Una manera de abordar este desafío es asegurarse de que haya un plan de trabajo a largo plazo, que describa claramente cada etapa del proyecto. Este plan de trabajo tiene que ser revisado continuamente pero puede ser útil recordarles a los participantes que las tareas específicas en las que están trabajando -terminar el conjunto inicial de indicadores, por ejemplo- es sólo una fase importante de un proceso más largo.

También es importante revisar el estado de la participación de los asociados continuamente. Aunque es fantástico tener asociados dispuestos a actuar como campeones y líderes del proyecto es crucial ser sensibles a las necesidades de todos los asociados y asegurarse de que el proyecto no sea acaparado por los asociados que participan más activamente. Puede ayudar en este sentido el hecho de revisar regularmente la base de asociados y preguntarse si se han retirado del proceso aquellos que antes participaban, por qué ha sucedido, de ser el caso, y cómo se puede cambiar lo que se está haciendo para asegurarse de que vuelvan a desempeñar una función activa, un papel constructivo. Preguntarse si ha llegado el momento de invitar a nuevos asociados a participar. No siempre es necesario invitar sólo por el hecho de hacerlo y nadie seguirá participando a menos que vea un beneficio tangible. Hay muchas maneras diferentes en que los asociados se pueden beneficiar de la participación en las iniciativas de criterios e indicadores – pueden adquirir información valiosa, abordar asuntos específicos que les preocupa o simplemente obtener reconocimiento y respeto. Los bosques modelos necesitan entender las motivaciones de sus asociados y construir a partir de allí el modo de asegurarse que el proyecto continúe siendo valioso para todos los participantes.

Buscando el enfoque apropiado

El desafío más importante sin duda es encontrar el enfoque apropiado. Este desafío se debe abordar desde el comienzo, debe guiar la actividad del proyecto sobre una base continua y se debe revisar y modificar constantemente. Es de importancia crítica reconocer que ninguna iniciativa aislada de criterios e indicadores puede satisfacer todas las necesidades de toda la gente. La elección se debe hacer sobre prioridades relativas y se deben tener en mente esas prioridades en todas las etapas del proceso para no apartarse del camino trazado. Más abajo se da una visión general de varias maneras en que se pueden usar los criterios e indicadores de nivel local o de campo, junto con una breve descripción de las características principales de una iniciativa lograda de criterios e indicadores para este propósito.

Planificación de la gestión: En un ejercicio de planificación de gestión, los indicadores a nivel de campo deben estar específicamente relacionados con las metas y objetivos de gestión. Los indicadores de planificación de gestión son más útiles cuando es posible predecir valores futuros preferidos para estos indicadores, lo que les permite ser incorporados en un marco adaptivo de planificación de gestión. En este caso es importante asegurarse que los indicadores estén completamente integrados al proceso de planificación de gestión y que no sea algo que se agregue después.

Las mejores prácticas de gestión: A menudo los indicadores se usan para delinear y definir las mejores prácticas de gestión. En este caso los indicadores están típicamente descritos de manera descriptiva, por ejemplo «mantenimiento de una zona de amortiguación de 20 metros a lo largo de todos los cuerpos acuosos». Los indicadores deben especificar metas ambiciosas, pero realistas y debe ser posible usarlos para determinar el cumplimiento con las metas especificadas.

Más que un recurso, los bosques han tenido un valor estético y espiritual en la sociedad y la cultura desde tiempo inmemorial. Arriba: Tian Mu Shan (Montaña Ojo del Cielo) en el bosque modelo Lin’an de China es la cuna del budismo Zen.

 

Rendición de cuentas: Uno de los usos más importantes de los indicadores a nivel local es ayudar a resolver conflictos locales sobre manejo y uso de los recursos. Los indicadores pueden ser especialmente útiles en los casos donde hay desconfianza entre grupos con perspectivas y valores diferentes. Un conjunto de indicadores a nivel local se puede usar como instrumento neutro de medición para determinar si las compañías forestales, los contratistas madereros o los organismos gubernamentales están cumpliendo con los compromisos establecidos. En este caso es importante que todos los intereses relevantes se pongan se acuerdo sobre los indicadores a ser usados para asegurarse que los resultados sean aceptados por todas las partes involucradas.

Comunicaciones: Los criterios e indicadores pueden ser una herramienta excelente para sensibilizar al público y lograr su comprensión en lo que respecta a manejo forestal sustentable. Los diversos criterios que, de hecho, son los principios básicos de manejo forestal sustentable, describen efectivamente la amplitud de los asuntos que cubre el manejo forestal sustentable. Desde conservación de la biodiversidad hasta los beneficios madereros y no madereros que proporcionan los bosques. Los indicadores de nivel local o de campo añaden profundidad a este marco, mostrando exactamente cómo se pueden medir y evaluar estos importantes principios. Si los criterios e indicadores se van a usar para comunicar asuntos de manejo forestal sustentable al público, es de suma importancia que los indicadores sean relevantes a sus preocupaciones e intereses y que haya un proceso de informes disponibles al público en un lenguaje accesible.

Investigación: En las primeras etapas, muchas iniciativas de criterios e indicadores son guiadas por personas de la comunidad de investigación – científicos, académicos, especialistas gubernamentales. Esta gente tiende a estar más familiarizada con los indicadores que se usan más ampliamente en áreas tales como fauna y flora silvestre. Si el propósito de una iniciativa de criterios e indicadores a nivel de campo es dar respuesta a interrogantes claves de investigación, en ese caso es vital que participen los especialistas en la materia para asegurarse que la información que se recopile realmente responda a las preocupaciones a las cuales se busca dar respuesta.

Si bien es cierto que los cinco usos potenciales arriba descritos se solapan bastante, también es cierto que hay diferencias sutiles de énfasis que tienen impacto real sobre la mejor manera en que se debe llevar a cabo una iniciativa de criterios e indicadores. Para que la iniciativa dé buenos resultados se deben entender estas diferencias y tomar los caminos apropiados. No hay un enfoque único que se pueda aplicar a todos los bosques modelos dado que las opciones que se tomen dependerán de las circunstancias locales. A pesar de esto, los indicadores de nivel local pueden ayudar a que las diversas partes involucradas consideren la sustentabilidad e implementen buenas prácticas forestales en el terreno.

Martin von Mirbach es un ambientalista y educador en materias ambientales que reside en Ottawa, Canadá. Ha participado con el programa de bosques modelos canadienses desde sus inicios hace más de 10 años y ha trabajado con una variedad de bosques modelos y con la Red. Es autor de «Practical Guide to Using Local Level Indicators in Newfoundland and Labrador», del bosque modelo Western Newfoundland, así como «A User’s Guide to Local Level Indicators of Sustainable Forest Management: Experiences From the Canadian Model Forest Network.» Actualmente trabaja con Sierra Club de Canadá sobre asuntos relacionados con los bosques y los cambios climáticos y certificación de bosques.

© 2019 Red Internacional de Bosques Modelo

Este sitio web ha sido desarrollado con el apoyo del Gobierno de Canadá.