Impulsando la participación indígena en los bosques modelos de Canadá

diciembre 11, 2002 | Written BY : admin_test

Impulsando la participación indígena en los bosques modelos de Canadá

En la región central de la provincia de Saskatchewan, la nación Cree de Montreal Lake ha tenido una historia de fricciones con sus vecinos no indígenas. Cuando el gobierno canadiense estableció el Parque National Prince Albert, esta comunidad de las Primeras Naciones perdió su hogar tradicional dentro de los límites del parque al ser trasladada a una reserva a 20 kilómetros de distancia. Desde entonces, la comunidad ha tenido pocos vínculos con el personal del parque, y sus relaciones tampoco eran mucho mejores con la rama del gobierno provincial Saskatchewan Environment and Resource Management. «Siempre tienen fricciones con la nación Cree», comenta Gene Kimbley, que trabajó para la nación Cree de Montreal Lake por10 años.

Pero eso cambió cuando se empezó a planificar el Bosque Modelo Prince Albert. La comunidad de Montreal Lake dejó de lado su recelo y pasó a ser un socio activo en la nueva organización. «Para nosotros fue una oportunidad de sentarnos a la misma mesa con la industria forestal, los gobiernos provinciales y federales y otras partes interesadas,» señala Kimbley, ex presidente del Bosque Modelo Prince Albert, que ahora dirige la empresa consultora EcoDynamics Consulting Group International.

La participación de Montreal Lake ha dado fruto en la forma de cosecha maderera y trabajos en silvicultura en Weyerhaeuser, el principal socio del sector privado del Bosque Modelo Prince Albert. Si bien estos empleos no fueron un resultado directo del bosque modelo, su existencia fue un factor decisivo para acelerar el proceso, comenta Kimbley y agrega «Cuando las personas se sientan y hablan sobre sus problemas comunes, llegan a conocerse y a formar relaciones duraderas que demuestran ser beneficiosas para ambas partes».

De la confrontación a la colaboración

Dos provincias más lejos, Henry Lickers relata una historia similar. «En los años setenta y ochenta, la mayoría de nuestro trabajo ambiental estaba marcado por confrontaciones: luchábamos con Domtar (fabricante de papel), con los productores contaminadores, con el gobierno, con todos», señala Lickers, que se desempaña como Director del Departamento del Medio Ambiente del Consejo Mohawk de Akwesasne. Pero después de una «guerra civil» divisoria en 1990, los ancianos vieron la necesidad de cambiar. «Nos hemos convertido en muy buenos luchadores, pero no por la paz. Es tiempo de cambiar de dirección y pasar de la confrontación a la paz».

Uno de los resultados de esta decisión fue el papel central que desempeñó el Consejo Mohawk en la creación del Bosque Modelo Eastern Ontario. Por ejemplo, Lickers ayudó a redactar la propuesta que llevó a la creación de este bosque modelo. Como uno de los tres socios fundadores (junto con Domtar y el Ministerio Recursos Naturales de Ontario), la comunidad de Akwesasne tiene un puesto permanente en el Consejo Directivo y participa activamente en comités técnicos que realizan funciones de asesoría para el bosque modelo. Aún más, su influencia se hace sentir en las tareas cotidianas del bosque modelo a través de las bendiciones espirituales al inicio y al término de cada reunión y en la ética de «buena disposición para hacer negocios» [ver barra lateral], típica de la nación Iroquesa. En el contexto de Bosque Modelo, esta «buena disposición para hacer negocios» es un proceso para generar entusiasmo y fortalecer las relaciones entre socios actuales y potenciales, privilegiando la toma de decisiones de manera consensuada o por acuerdo general o mutuo en lugar del voto de la mayoría.

Al igual que la nación Cree de Montreal Lake, el Consejo Mohawk de Akwesasne puede mostrar los beneficios de su participación en un bosque modelo. A cambio de la participación en proyectos conjuntos, la comunidad puede recibir financiamiento, árboles, capacitación, descuentos de precio o giras escolares. «Aunque no se trate de sumas considerables, siempre estamos buscando nuevas oportunidades que nos permitan ampliar nuestra base de experiencia», agrega Lickers.

Modelos de mayor participación aborigen

Desde 1997, tanto la comunidad de Montreal Lake como la de Akwesasne han servido como modelos a seguir para la iniciativa llamada Impulsando la participación aborigen (sigla inglesa EAI) lanzada por la Red Canadiense de Bosques Modelos para promover la participación de los pueblos indígenas en los bosques modelos de todo el país. Antes de 1997, «sabíamos que había habido algunos logros, pero también sabíamos que podría ser mejor», afirma el coordinador de la Red Canadiense de Bosques Modelos, Brian Bonnell. «Había un sitio como el del bosque modelo Prince Albert que tenía tres niveles de participación aborigen incluyendo dos bandas locales (Montreal Lake y Lac La Ronge), el Gran Consejo Prince Albert (PAGC), y la Federación de Naciones Indias de Saskatchewan (FSIN). Mientras que en Manitoba había una gran población aborigen pero que no participó activamente durante la fase uno», agrega.

En respuesta, el Comité de EAI, presidido conjuntamente por Gene Kimbley y Duane Hiebert (representante de PAGC en el Consejo Directivo del Bosque Modelo Prince Albert), usó su financiamiento para patrocinar intercambios de información y proyectos de interés para las comunidades indígenas, lo cual «ayudó a dar impulso al proyecto» señala Bonnell. Gracias a la iniciativa de EAI, personas de las Primeras Naciones de Prince Albert han visitado a grupos indígenas y no indígenas en el Bosque Modelo Manitoba para estudiar los beneficios de los bosques modelos, ayudar a llenar vacíos y promover una mayor comprensión. Y después de esto, hubo un aumento de la participación de Primeras Naciones y mestizos allí, y representantes de los bosques modelos Prince Albert y Manitoba viajaron a la provincia de Nuevo Brunswick para visitar a comunidades indígenas del Bosque Modelo Fundy.

Entretanto, el consejo Mohawk de Akwesasne ha compartido sus experiencias con el Bosque Modelo Long Beach en la Costa del Pacífico de Canadá y en otros sitios. «Son las acciones lo que convence a la gente, no las palabras», afirma Lickers. «Las personas vienen aquí, ven cómo
trabajamos juntos y expresan su aprobación. Por ejemplo, puede que el Ministerio de Recursos Naturales no sea muy bienvenido en muchas comunidades de Primeras Naciones, pero sí lo es en la comunidad de Akwesasne. Alguien podría decir, ‘Pero Henry, sus políticas en materia de pesca a veces con draconianas’, pero no aquí en Akwesasne. ¿Por qué? Porque nosotros tenemos una relación de trabajo con ellos, no sólo en el bosque modelo, sino también en muchos otros asuntos».

Deseando asociarse

Según Bob Newstead, coordinador regional de la Red Canadiense de Bosques Modelos en Edmonton, es evidente que la iniciativa de EAI está dando frutos. «Antes de este programa, las relaciones de los bosques modelo McGregor y Foothills [con las comunidades indígenas] eran pasivas o inexistentes. Ahora, las Primeras Naciones y, en cierta medida, otros grupos indígenas, están empezando a reconocer la importancia de ampliar las relaciones».

«En la actualidad, la iniciativa de EAI prácticamente cubre todos los bosques modelos en Canadá», agrega Kimbley, que deja su puesto de co-director del comité para centrarse en su negocio de consultoría. «Siempre que han participado las comunidades indígenas, la experiencia ha sido positiva, especialmente en el Bosque Modelo Manitoba, donde se ha establecido una empresa conjunta de 50/50 para manejar áreas del bosque con participación de Tembec [la empresa del sector privado] y las comunidades indígenas locales».

Si bien el mandato actual del Comité de EAI termina el 31 de marzo de 2002, su trabajo probablemente continuará durante la próxima fase del Programa de Bosques Modelo de Canadá-aunque cesará su práctica de financiar proyectos locales. En los años recientes, el comité ha recibido tantas propuestas de proyectos que no hay bastante dinero para satisfacerlas todas, explica Bonnell. La iniciativa de EAI se puede centrar en cambio en asuntos estratégicos relacionados con la participación indígena global en la red de bosques modelos como un todo. «Un paso concreto es asegurar que las comunidades indígenas participen desde el primer momento en el desarrollo de propuestas específicas de bosques modelos para que formen parte del plan en toda su integridad y se cumpla con sus expectativas básicas».

Metas futuras

Además, «nosotros podemos centrarnos más en asuntos más amplios e inquietudes de las agrupaciones indígenas: la caza tradicional, los derechos tradicionales a los recursos», explica Kimbley. «Ellos se pueden juntar y buscar soluciones a sus problemas, llegando a un acuerdo antes de que se profundice la polarización».

Tanto él como Lickers creen que, teóricamente, el enfoque del bosque modelo puede funcionar en cualquier parte. «Permite que la gente encuentre una base común de entendimiento evitando los enfrentamientos», manifiesta Kimbley. Si se hubiera usado este enfoque en Burnt Church, provincia de Nueva Scotia, donde tuvo lugar una disputa sobre la pesca canadiense «no habría habido ningún conflicto». De haber habido un foro similar, los pescadores indígenas y no indígenas de la comunidad podrían haber llegado a un plan de acuerdo mutuo para compartir los recursos pesqueros, concluye.

Por John Eberlee

© 2019 Red Internacional de Bosques Modelo

Este sitio web ha sido desarrollado con el apoyo del Gobierno de Canadá.