Conservación del alce americano en Canadá mediante la participación de los grupos de interés y el uso del GPS

Bosque Modelo Manitoba, Canadá

El problema
 
El alce americano es el mamífero más grande del bosque boreal (con un peso de hasta 600 kg) y el miembro más grande de la familia de los ciervos. Son parte fundamental de la biodiversidad del bosque boreal y una fuente alimenticia para depredadores, como los lobos y el oso negro. Los alces requieren una mezcla de hábitats de distintas eras, que les brindan protección y alimento, y sus requerimientos pueden superponerse con los de otras especies, tales como los ciervos o caribús. Son muy buscados y valorados tanto por cazadores indígenas de subsistencia como por cazadores autorizados (no indígenas); a su vez, también son atracciones de actividades de ecoturismo, tal como la fotografía.
 
Actualmente, el Bosque Modelo de Manitoba Inc. (MBMF) dirige una campaña para revertir un marcado descenso en la población de alces en la Zona de Caza Deportiva (GHA) 26, que constituye una porción importante de la geografía del Bosque Modelo. La población de alces disminuyó de alrededor de 2400 en el año 2000 a tan solo 800 en 2010. MBMF, y en particular, la Comisión para el Manejo Cooperativo del Alce Americano (CCMM) de MBMF, ha trabajado estrechamente con el gobierno de Manitoba a fin de investigar y comprender las causas del descenso, así como también para desarrollar soluciones con una variedad de socios.
El Bosque Modelo de Manitoba
 
El Bosque Modelo de Manitoba Inc. (MBMF) surgió como una organización no gubernamental, sin fines de lucro (ONG) en 1992 y fue uno de los Bosques Modelos originales establecidos conforme al Programa de Bosques Modelos de Canadá. MBMF comprende alrededor de 1 millón de hectáreas y la mayor parte de su territorio está cubierto por el bosque boreal, uno de los biomas de bosque más grandes del mundo. Una pequeña porción incluye tierra de cultivo, gran parte de la cual anteriormente era zona arbolada.
 
La biodiversidad en MBMF es muy rica; cuenta con varios cientos de especies de aves, peces, anfibios y mamíferos, entre ellos el caribú de los bosques, una especie en Peligro de extinción según la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Canadá.
 
MBMF realiza investigaciones en materia ecológica, social y económica en todos los aspectos del bosque boreal y emplea esos conocimientos para desarrollar enfoques innovadores hacia el manejo de los recursos naturales. Asimismo, trabaja con las comunidades a fin de identificar oportunidades de aprovechamiento económico del bosque.
 
Comisión para el Manejo Cooperativo del Alce Americano (CCMM) 
 
La CCMM nació en 1995 como una comisión de grupos de interés múltiples del Bosque Modelo de Manitoba con el objetivo de fomentar la conservación, la recuperación y la sustentabilidad de las poblaciones de alces americanos en la zona este de Manitoba. La finalidad es brindar a quienes tengan un interés en la conservación de los alces americanos un espacio donde puedan compartir información e ideas, participar en proyectos y actividades de manejo y desarrollar sugerencias cooperativas al gobierno de Manitoba para la conservación y el manejo de los alces en la región este de Manitoba.
 
Factores relacionados con el descenso en la población de alces americanos
 
Factores tales como la depredación, la caza, los accesos viales de las operaciones forestales y mineras, así como también los parásitos y enfermedades pueden afectar de manera directa o indirecta a la población de alces americanos. Asimismo, otros factores como el hábitat, el clima y hechos climáticos graves juegan un papel esencial en determinar la viabilidad de que un área sea apta para los alces americanos.
 
El principal depredador de los alces americanos en la zona GHA 26 son los lobos. Observaciones locales, los conocimientos tradicionales indígenas (ATK) y reconocimientos aéreos desarrollados por la CCMM señalan que la población de lobos ha aumentado durante por lo menos la última década, y la población en la zona GHA 26 es lo suficientemente grande como para afectar de manera negativa a la población de alces americanos.
Dado que los lobos son depredadores oportunistas, la presencia de especies alternativas en un área también puede influenciar el índice de depredación global de los alces. Probablemente, la aparición relativamente nueva del ciervo de cola blanca en la zona GHA 26 esté aportando al crecimiento de la población de lobos, especialmente en la región sur. Los lobos también se alimentan de manera oportunista del caribú de los bosques boreales, que también ocupa la zona GHA 26.
 
La Comisión CCMM del MBMF desarrolla varias investigaciones y estudios de monitoreo a nivel del territorio a fin de comprender la distribución de la población de lobos, alces americanos y ciervos en el área. Mientras que históricamente los alces americanos se distribuyeron en toda la zona GHA 26, según observaciones locales y datos obtenidos mediante GPS, los investigadores han descubierto una ausencia casi total de alces americanos en la región sur de dicha área desde 2010 en adelante. Es posible que la introducción del parásito de las meninges a través de los ciervos y sus efectos mortales sobre los alces americanos también puedan estar aportando a esta situación.
 
Los investigadores también examinaron el rol de los corredores (carreteras, senderos, etc.) en la interacción y distribución de los lobos y alces americanos en la región norte de la zona GHA 26 usando un collar con el sistema de posicionamiento global (GPS) en los lobos, siendo esta la primera vez que se utiliza esta tecnología en los lobos de Manitoba. Gracias a la combinación de los datos obtenidos mediante GPS de los lobos con collar, los datos de los reconocimientos aéreos, así como también de los reconocimientos de rastros, el estudio pudo demostrar claramente la superposición espacial de lobos y alces americanos en la región norte de la zona GHA 26, con un impacto negativo sobre la población de alces.
 
Los avances y capacidades de la tecnología de los collares con GPS también han permitido a los investigadores estudiar en detalle el uso estacional del hábitat, los desplazamientos, el área de acción y demás atributos del comportamiento animal (p. ej. la depredación) de distintas especies salvajes. De esta manera, se han obtenido datos que difícilmente hubieran podido obtenerse mediante estudios de campo tradicionales. Cuando los datos del GPS sobre la ubicación de los alces americanos se combinan con otros datos espaciales (p. ej., cobertura terrestre, carreteras y senderos, masas de agua, actividades industriales, como la explotación forestal y la minería), pueden funcionar como una poderosa herramienta a escala del territorio para comprender cómo se desplazan los alces americanos, usan distintos hábitats y responden a las actividades humanas.
 
Medidas adoptadas
 
A fin de detener y revertir el descenso en la población de alces americanos, el gobierno de Manitoba desarrolló un programa de incentivo (que funcionó desde 2010 hasta 2015) para que los cazadores locales aumentasen su cacería de lobos con el objetivo de reducir, pero no eliminar, la población de lobos en la zona GHA 26. Los incentivos incluyeron talleres de caza, provisión de equipamiento e incentivos financieros. Sin embargo, según la cantidad de lobos cazados a través del programa, la información obtenida mediante reconocimientos aéreos realizados por la CCMM, estudios de rastros y otras fuentes, se estima que la población de lobos en GHA 26 se mantuvo lo suficientemente elevada como para afectar considerablemente a las poblaciones unguladas (tal como el alce americano) al impedir o ralentizar la recuperación de las poblaciones de alces o reducirlos a un nivel lo suficientemente bajo de forma que terminaría en su extirpación de la zona GHA. Se requirió de trabajo adicional, incluidos:
  • La reducción de la población de ciervos en la zona GHA 26 mediante al aumento de licencias de caza de ciervo y la ampliación de la duración de la temporada otoñal de caza de ciervos.
  • Un estudio conjunto entre MBMF y el gobierno provincial para documentar los niveles y distribución del parásito de las meninges en los ciervos de cola blanca demostró altos niveles de infección en el área que contribuyeron a respaldar la decisión de reducir la población de ciervos (disminuyendo así la transmisión al alce americano).
  • Por recomendación de la Comisión del MBMF, y en conjunto con las comunidades indígenas locales, la provincia redujo la presión de caza sobre el alce americano (especialmente durante la época de mayor vulnerabilidad, el celo) y el tránsito de vehículos todo terreno, restringió el acceso de camiones dejando carreteras fuera de servicio (eliminando conductos subterráneos y puentes, rompiendo partes de las carreteras y colocando barricadas en los caminos en los cruces de ríos).
 
Señales de recuperación 
 
Luego del descenso del 65% en la población de alces americanos entre los años 2000 y 2010, y luego de varias medidas de manejo, la población de alces americanos creció a más de 1300 individuos en 2013, lo que representa un aumento del 60% en relación a la baja de la población registrada en 2010.
 
Además, la mejora de otros índices de población (relación entre ternero y vaca, toros y vacas) también demuestra que la población de alces está en recuperación. La Comisión CCMM de MBMF y sus socios confían en que seguirá esta tendencia positiva.
 
Conclusión
 
Si bien los valores de la biodiversidad ya forman parte del proceso de planificación del manejo de recursos y toma de decisiones del gobierno provincial, la Comisión CCMM del Bosque Modelo proporcionó un mecanismo valioso que permite facilitar el aporte de los grupos de interés al proceso. Mediante el uso de la ciencia y la tecnología como parte de las iniciativas de investigación y monitoreo, la CCMM de MBMF ayuda a comprender las complejas interacciones dentro del bosque boreal, con el fin último de mantener las poblaciones de la flora y la fauna sustentables, incluido el alce americano.
 
La antigüedad (más de 20 años) de la organización permitió la construcción de la confianza y una relación eficaz entre el gobierno, la industria, la comunidad y los socios de la ONG. A su vez, esto ha permitido el aporte de perspectivas abiertas y francas respecto de la resolución de problemas de manejo de recursos.
 
El éxito de la Comisión ha llamado la atención de grupos de interés de otras partes de la provincia, lo que ha generado la creación relativamente reciente de una comisión similar destinada al alce americano en la región oeste de Manitoba, respaldando aún más el objetivo de MBMF de servir de modelo a los demás.

Para obtener más información, consulte las páginas 15 a 20 del informe de CBD (disponible en inglés solamente): Mainstreaming forest landscape restoration and biodiversity conservation